Bataille·Franceses·Houellebecq·Vian

Franceses y crisis de la masculinidad

Me he leído cuatro libros súper parecidos este año. Los voy a enumerar:

  1. Azul del cielo de Georges Bataille.
  2. Escupiré sobre vuestra tumba de Boris Vian.
  3. Todos los muertos tienen la misma piel de Boris Vian.
  4. Partículas Elementales de Michel Houellebecq.

Mi conclusión principal fue: ¿Qué onda los franceses?

las-particulas-elementales

Son todos autores del siglo XX y siempre, SIEMPRE, tienen el mismo personaje: el frustrado adicto al sexo.

La primera vez uno odia al personaje pero lo entiende en sus contextos. Ya la segunda, tercera y cuarta, te apesta. Te apesta el personaje y que estén todos escribiendo sobre lo mismo.

En todos los libros se utiliza el sexo, one night stand, como un recurso par hablar de la frustración y de la decadencia del ser humano. El one night stand siempre está relacionado con prostitutas, pseudo-violaciones, pajas, y esa clase de cosas. Ustedes cachan. Es la idea del sexo como suciedad y como decadencia del hombre.

¿Es este recurso conservadurismo francés o mera crisis de la masculinidad? ¿Pueden ser ambas?

84-7223-347-2_big

Estuve pensando por qué se utilizaba tanto el recurso. ¿Por qué en 100 años no han dejado de usarlo?. Es repetitivo. Es como si la literatura francesa no se hubiera hecho cargo y se transformó es un fantasma que los va persiguiendo generación tras generación.

Pensé que para los franceses el hombre heterosexual siempre está crisis. Hay un rollo ahí con la masculinidad y la sobresexualización de la cotidianidad. El sexo se presenta como mera frustración y decadencia, pero a la vez, pareciera que es el único recurso para sentirse menos tristes.

Al final decidí que el tema me aburre un montón, y no quiero leer más sobre eso.

Y me aburre porque la crisis del hombre heterosexual no es parte de mi cultura. Es un problema del poder de la cultura del hombre blanco. La frustración sexual tiene que ver con la no-realización tradicional de los personajes. También tiene que ver con el agotamiento de la vida tradicional. Es un problema que el feminismo y las corrientes del pensamiento negro ya resolvieron. No se puede vivir en un mundo tradicional, porque los días se empiezan a repetir sin control. Y eso les pasa a los hombres heterosexuales porque no saben como es vivir sin tener el poder y control de la cultura. Al final lo único que los adorna es el sexo. Para bien o para mal. Y se vuelve un círculo vicioso e interminable.

escupiresobrevuestratumba

Es por eso, que estos franceses, terminan escribiendo una literatura lastimera. Lastimera para mí. Ustedes pueden identificarse con eso. Quién sabe. La decadencia física tiene mucho de vanidad y de pérdida del control de uno mismo. Pero ese relato es funcional al patriarcado, porque tampoco están pensando cómo desarmar esos patrones (cosa que intenta hacer el feminismo y el decolonialismo). Tampoco quieren generar una nueva cultura que les haga sentir mejor. Solamente buscan la evasión en el problema del sexo.

Y eso al final, deja de ser interesante. Y hasta es mejor para todos.

todos-los-muertos-tienen-la-misma-piel-boris-vian_MLA-F-144035846_2665

No he podido resolver por qué es Francia el lugar indicado. Pienso, sin haber investigado o pensado mucho, que el problema lo tiene París. Mi novia siempre dice que París genera el mismo efecto que la primavera a los solteros. Te hace sentir pequeño. París también debe hacer estragos en el hombre heterosexual en crisis. Por eso esa literatura sale de ahí. No he desarrollado bien esta idea, pero igual la voy a dejar aquí. Quizás a alguno de ustedes se les ocurre. Y me dice.

Anuncios

4 comentarios sobre “Franceses y crisis de la masculinidad

  1. Estoy de acuerdo con tu tesis. De hecho, puedo complementarla tras haber leído otros cuatro libros franceses y sugerir: hay una cierta monotonía en ese sexo como decadencia que se opone a un cierto agotamiento intelectual y académico. El coito (tradicional, patriarcal, heteronormado, individualista, racista y clasista) sirve como fantasía de escape ante la frustración masculina de su labor intelectual, un escape vacío y también monótono, aunque existan intentos desesperados por hacerlo algo nuevo. Siempre es sexo de un hombre con su amiga preferida sexualmente, con su estudiante predilecta o con una prostituta (en el caso más audaz, con dos. Incluso a veces, con una oriental).

    Toda esta farsa del sexo como escape decadente, sin embargo, me parece más sincera que aquella estilo ‘Into the wild’ (Sean Penn; 2007): un joven que deja todo lo que es por irse al bosque. Ese optimismo en los bosques me parece patético.

    Debe ser eso: los franceses son pesimistas ante los bosques, porque no tienen muchos.

    1. Concuerdo contigo, estimado. Es mucho más honesto. El escape al bosque y a la vida salvaje también es más californiano. Es como la herencia de Charles Manson. Los gurús nos traicionaron, quizás la naturaleza no lo haga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s