Patrimonio

Pokemón Go y sitios patrimoniales

El hombre sólo juega, en el amplio sentido de la palabra, cuando es un hombre y sólo es completamente un hombre cuando juega.  (Schiller)

¿Qué es Pokemón Go?

Pokemón es una franquicia sumamente exitosa que comenzó en 1996 con un juego para Gameboy. Básicamente se trata de entrenadores que van por el mundo buscando criaturas (Pokemones) para capturar.

Pokemón Go es un nuevo juego, hecho para smartphones, que consiste en que el usuario es el entrenador y debe salir por su ciudad a buscar estas criaturas y atraparlas mediante las Pokebolas. Lo novedoso de este juego es que utiliza elementos de realidad aumentada para que, a través de la cámara del teléfono, el Pokemón aparezca en lugares reales de la ciudad. Otra novedad bastante comentada es que las personas están saliendo a la calle, con sus amigos, con sus padres, con su familia a jugar este juego y ha permitido nuevas formas de socialización y colaboración entre personas. Considerando que una de las grandes críticas a los smartphones es que la gente está pegada a él y no comparte, Pokemón Go intenta generar comunidad y complejizar las relaciones sociales y espaciales con esta tecnología.

La idea de “juego” ha sido ampliamente analizada por intelectuales tan importantes como Kant y Johan Huizinga. Para ambos, el juego es un elemento central en la constitución de la cultura y para Kant en particular, es la imaginación que emana del juego la que nos permite experimentar la idea de lo sublime. El juego, por tanto, es una experiencia gratificante para el ser humano que le permite practicar una serie de destrezas que lo lleva a otra experiencia de la realidad. Para Kant, el juego no es parte de nuestra realidad biológica, sino que pertenece a un mundo con distintas leyes que nos posibilita imaginar otras realidades y relacionarnos con nosotros mismos superando la mera existencia física. Es por tanto una acción filosófica, estética y cultural sumamente importante y central en la historia de la humanidad.

Asumiendo la importancia que tiene jugar, quiero analizar las posibilidades que puede abrir Pokemón Go para nuestra experiencia en la ciudad, particularmente con los museos, bibliotecas y sitios patrimoniales.

La salida masiva de personas a la calle en búsqueda de pokemones ha generado diversos debates entre los public historians (aquellos historiadores que trabajan e investigan sobre la relación de la historia con los espacios públicos y el patrimonio).

2b4b0a428f984d0195a2f3cbb16f626c

La pregunta es, ¿cómo hacer que las personas que están llegando a nuestros museos, bibliotecas e instituciones a buscar pokemones interactuen con estos espacios?

Sin lugar a dudas que están apareciendo alrededor de estos lugares un público joven que no suele visitarlos. Un público que es posible cautivar no sólo como una masa ajena, sino como posibles participantes y visitantes de estos espacios.

Es así que el MET, por poner une ejemplo, ha incentivado a los jóvenes a ingresar a cazar pokemones y se han acompañado de visitas guiadas al museo. Lo mismo ha sucedido en el National Mall de Washington y el Sydney Royal Botanic Garden. Estas instituciones han ido a buscar a quiénes juegan en estos espacios y los han guiado a través de las exposiciones, monumentos y parques, para que conozcan los lugares permitiendo  que jueguen libremente.

pokemon-tour2-537x430

Sin embargo, esta no ha sido la opción de todos los sitios históricos. Han surgido también reclamos desde sitios de memoria como Auschwitz, el museo del Holocausto en Washington y Villa Grimaldi en Chile. Estas instituciones pidieron quitar las pokestops (lugar virtual de abastecimiento de pokebolas) y los pokemones de estos lugares al ser una falta de respeto por la memoria.

Pero uno podría preguntarse, ¿por qué no capitalizar a este nuevo público?
Siendo honestos, no sé por qué atrapar un pokemón en estos lugares sería menos respetuoso que, por ejemplo, sacarse una selfie. Y sabemos que internet está lleno de selfies en cementerios, campos de concentración, memoriales de genocidio, etc.

Otra posibilidad también es debatir sobre lo sacro de un lugar. En ese sentido, uno podría sugerir que a esos jugadores más que expulsarlos, se les podría a invitar a una reflexión crítica sobre los espacios y dejarlos tomar una decisión al respecto.

Una vez en Londres, pasé por fuera de una ex sitio de tortura de la Edad Media. Quiénes trabajan allí, te invitaban a conocer los métodos de tortura con la frase “Tortura a tus amigos”. Algo aborrecible si se tratara de cualquier museo contemporáneo o cercano a nosotros. En ese momento reflexioné sobre cómo dichos traumas de época se van borrando al nacer y nacer nuevas generaciones.

Sin lugar a dudas, Pokemón Go ha estado mostrando una nueva experiencia desde los videojuegos para salir recorrer la ciudad y es una oportunidad muy interesante para enganchar nuevo público con instituciones culturales y patrimoniales y promover siempre la integración de nuevas tecnologías y nuevas formas de lidiar con ésta para beneficio de la cultura de todos.

 

Anuncios

7 comentarios sobre “Pokemón Go y sitios patrimoniales

  1. Creo que es un poco ingenuo pensar que alguien que va exclusivamente con la intención de cazar esas cosas se quedará recorriendo el museo o sitio patrimonial.

    1. Si leíste bien la columna te darás cuenta que pregunta sobre cómo capitalizar a ese nuevo usuario y cómo quienes trabajan en esos sitios pueden invitarlos a acercarse y conocerlos.

      1. ¿Y tú podrías responder esas interrogantes aquí? ¿Cómo hacerlo? Porque sino, parecen palabras al viento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s